martes, octubre 30, 2007

Votar

¿Se puede instrumentar el voto electrónico en toda la Argentina? Se necesita garantizar el acceso permanente a la red en todo el país, además del abastecimiento de energía a cada rincón del territorio.
Es requisito enseñar el uso del sistema a cada votante. Es requisito indispensable que el votante sepa que tiene derecho a elegir aquello que quiera elegir.
La desorganización desaparecería y la posibilidad de fraude se reduciría, si se pudiera probar el sistema a través de varios controles sucesivos e independientes.
Se necesita la voluntad política de impulsar un cambio que volvería todo el proceso menos manipulable.
Se trata de comprender que pierde sentido sostener un modo de hacer propio del siglo pasado, que, en el mejor de los casos, deja alos ciudadanos con un sentimiento de duda.

Etiquetas:

martes, julio 03, 2007

actualmente

Podríamos, pero no. En la Argentina, los salarios comparativamente bajos, podrían favorecer el desarrollo de una oferta laboral a la medida de las necesidades de la sociedad de la información en la que se supone que estamos viviendo. La misma sociedad en la que más y más servicios, trámites y funciones pueden informatizarse, facilitando y acelerando procesos hasta hoy molestos y engorrosos. Numerosas tareas presenciales son fácilmente realizables a distancia. El triple-play, la televisión digital, se discuten en sus aspectos económicos y legales, más que en sus posibilidades técnicas. En lo que a tecnologías de la información se refiere, tenemos todo para tenerlo todo.
Pero no, porque no tenemos garantizada la energía.
A falta de gas, se recurre a la luz. El consumo alcanza picos insostenibles y vivimos cortes de energía en cualquier época del año.
Dependemos de energías caras y contaminantes pero no tenemos asegurado su suministro, porque faltó la inversión.
Cuando tenemos la posibilidad de integrar tecnologías, nos recuerdan que la comunicación cara a cara es mejor y que el exceso en el uso siempre es malo, para ocultar que las empresas hicieron toda su inversión en publicidad destinada a captar usuarios, no en el sistema que les garantice la calidad del servicio que estos contratan.
Podríamos estar generando energías renovables y no contaminantes, y sin embargo tampoco se invirtió en ellas.
Hoy tenemos que elegir qué consumo vamos a limitar: el industrial, perjudicando a la producción (cuyas pérdidas, se sabe, afectan directamente los índices de desempleo) o el hogareño, cuando en todo el país pasamos de veranos bochornosos a inviernos con epidemias de neumonía y bronquiolitis (que por supuesto afectarán a los más pobres y peor alimentados, presionando al sistema público de salud que no alcanza a responder integralmente a requerimientos aún más básicos).
Hemos aprendido, en lo político, lo económico y lo social, a pensar exclusivamente en lo inmediato, tanto espacial como temporalmente. No proyectamos, no planificamos, no invertimos. Vivir exclusivamente para el hoy, nos condena a que el mañana nos llegue como un reproche.

Etiquetas:

martes, febrero 06, 2007

Guerra Santa y cruel


Una guerra santa emprendida contra el eje del mal: el ataque al terrorismo. Como una gran cruzada, se unen las fuerzas occidentales contra el Oriente bárbaro, sanguinario y sobre todo, destructor de los valores de los que no usamos turbantes. Pero ahí está una resistencia que no da tregua. Ahí están los números que recuerdan que las fuerzas aliadas han perdido más de 3000 vidas (al menos, esas son las bajas declaradas) en una ocupación de casi 4 años sin otro resultado que los negociados por la reconstrucción, el deterioro de las condiciones de vida de la población civil, el derrocamiento de un poder político que deriva antes en la guerra entre facciones que en la construcción democrática. Por no mencionar el saqueo de los museos y la destrucción de monumentos históricos que eran patrimonio de la humanidad.

Sí mencionaré Abu Grahib. La tortura hecha espectáculo, nuevamente. Uno más de nuestros medievalismos. Con una diferencia: la brutalidad medieval era bien vista, el castigo y la ejecución eran por demás crueles tanto en lo que se refiere a las Cruzadas como en la práctica de la justicia por la Inquisición a partir de su desarrollo en España. Pero nos hemos vuelto más y más humanitarios, y creamos normas acerca del trato a los prisioneros, que por supuesto prohíben toda forma de maltrato. Esto, en el mismo siglo XX que vio nacer los bombardeos sobre las ciudades y otras poblaciones civiles, los campos de concentración y las masacres étnicas planificadas. Estas prácticas se realizan hoy calculadamente, y calculadamente se las disfraza de errores o de “daños colaterales”. Lo demás, si se puede, se disimula. Cuando los Estados Unidos invadieron Irak en enero de 1991, las transmisiones de la CNN mostraban a través de una cámara fija las estelas de un verde brillante que dibujaban los misiles en el aire antes de caer. No veíamos las explosiones, la guerra era irreal, virtual. Cuando el hijo de aquel invasor, volvió a completar la obra de su padre (y en el desarrollo de los acontecimientos al interior de la familia Bush, en el entorno de la familia de Hussein, y comparando los dos modelos de violencia, no puedo evitar encontrar elementos de tragedia griega, Edipo y las Orestíadas reviviéndose hasta el final) ya teníamos Internet, así como los celulares con cámaras, el fanatismo blogger y la idea de que todo debe ser mostrado para existir. Entonces, los soldados torturadores activaron sus teléfonos móviles y retrataron su cotidianeidad. Hombres y mujeres de uniforme, sonriendo junto a iraquíes torturados como quien se fotografía delante de un monumento o paisaje en el que está de visita. Fotos de personas desnudas y amontonadas, humilladas, cargando señales del miedo y el maltrato. Despersonalizados en el montón de cuerpos humanos, en la cabeza encapuchada, en la pose perruna con la cadena al cuello. Especialmente despersonalizados en contraste con los soldados que son hijos de su tiempo y toman imágenes de lo que hacen y lo que ven para poder sostener que hacen y que existen. Solo que hoy esas imágenes, como más tarde las de las niñas israelíes escribiendo mensajes en los misiles destinados al Líbano, no pueden normalizarse. Cuando superamos por un momento nuestro medievalismo comprendemos que la tortura, la masacre y la crueldad no pueden entenderse como justicia, sino como lo que realmente son: terror y muerte.

lunes, diciembre 18, 2006

Conclusiones

Los elementos enumerados en los posteos anteriores son, en su mayoría, prácticas e instrumentos de control social. Desde la sexualidad hasta los avances intelectuales, los antecesores del Estado y la Iglesia han sembrado la semilla de la autocensura hace alrededor de 1000 años, y sus efectos se observan hasta hoy. El Renacimiento, la Ilustración y las revoluciones políticas y sociales del siglo XX abrieron el campo de las posibilidades en el arte, el pensamiento científico y las relaciones sociales. El capitalismo y la ética protestante no alcanzaron a impedir estos cambios pero tampoco erradicaron las remanencias.
Ahora bien, las tecnologías de la información con las que contamos tienen un origen múltiple: militar, comercial y académico. No son neutras, ninguna tecnología lo es, pero el origen múltiple habilita también múltiples posibilidades. Apropiarse socialmente de estas tecnologías, de sus posibilidades, y resignificarlas como herramientas de transformación social positiva, de inclusión y de lucha contra la desigualdad, la discriminación, las guerras y la destrucción ambiental, dependen de la capacidad social para concebir estas posibilidades y estos horizontes. Para ello, es necesario comprender hasta qué punto son las construcciones sociales medievales las que limitan el pensamiento y el accionar colectivos, para desprendernos de la censura y desarrollar el potencial transformador de la mejor arma con la que contamos quienes no poseemos los medios de producción (tanto de bienes como de información de consumo masivo): la imaginación.

Etiquetas:

miércoles, diciembre 13, 2006

Vida medieval

Tanto la interpretación de la Biblia como la oposición a sus principios son condenados como herejías.

Si bien en un principio (1184) la Inquisición se limita a la excomunión y a castigos económicos para los herejes, delega en el ámbito secular las torturas y reserva la pena de muerte para ciertos relapsos, la práctica de la tortura existe previamente en la forma de la "ordalía", pruebas físicas extremas en las que el juicio de Dios determinaría la culpa o la inocencia del acusado.

Las penas tortuosas y la pena de muerte se ejecutan en público; el pueblo acude masivamente al espectáculo del tormento y la agonía del condenado.

http://es.wikipedia.org/wiki/Inquisici%C3%B3n
Ad abolendam

Las murallas rodeando castillos y ciudades fueron muy comunes durante la Edad Media en toda Europa, en constante guerra y necesidad permanente de defensa del territorio.


El derecho de pernada aparece como una práctica común, conocida pero no legal, de humillación del señor feudal hacia sus siervas. La costumbre parece haber sido reconocida más de hecho que de derecho y combatida a partir de la institución del matrimonio canónico entre siervos. Solo entonces pasa a considerarse afrenta esta costumbre que a lo largo de la Edad Media, en los pocos y disímiles textos que a aquélla se refieren, aparece como un abuso sexual concreto, como un acto simbólico de humillación, o como un atropello negociable por dinero.

http://es.wikipedia.org/wiki/Derecho_de_pernada


La mujer es presentada como inferior al hombre por su naturaleza fría, más débil que la constitución caliente del hombre. Se trata de ideas tomadas del mundo griego que se extenderán a lo largo de los siglos por la literatura científica, donde se reunen con conceptos bíblicos que atribuyen un carácter venenoso a la menstruación. Los textos médicos de una primera etapa (escuela de Salerno) alientan al matrimonio para evitar las sofocaciones que provoca la abstinencia, pero luego la Iglesia promueve el matrimonio casto como forma de control de la sexualidad. Para esto se denigra a la mujer, basándose en la idea de que para combatir el deseo hay que rebajar al objeto del deseo.

EL fuerte anclaje de las ideas científicas en la Biblia y en los conceptos aristotélicos impiden avanzar en un conocimiento certero del cuerpo femenino, y de la biología sexual en general.

http://www.siglodeoro.net.ve/estudios/mujer_venenosa.htm


El señor feudal trata de sustituir al Estado en todo el territorio bajo su control. Controla la vida agrícola, imparte justicia y se asegura de conformar con sus vasallos un tipo de cuerpo militar. A cambio de protección, los ata a su designio.

Jacques Verger, La Alta Edad Media, 1985, Sarpe, Madrid.

Etiquetas:

martes, noviembre 28, 2006

Medievalismos hoy

Lo que sigue son algunas supervivencias medievales que pueden verificarse en los últimos años:

-Intervención papal. La mediación papal se dio en Latinoamérica en 1978 entre la Argentina y Chile por el conflicto del Beagle, y es reclamada ahora en Oaxaca, México.
-Desautorización de la ciencia. Benedicto XVI afirma que la teoría evolutiva es irracional.
-Derecho de pernada. El sometimiento de la mujer está naturalizado en muchas provincias del país, los casos más resonantes de abusos e impunidad se dan en Salta, Santiago del Estero, Catamarca, La Rioja. Se trata además de provincias que en gran medida están administradas como feudos, con gobernadores eternizados en el poder, a través de reelecciones indefinidas y nepotismo. Las mujeres pobres son tan propiedad de las clases políticas provinciales como lo son las tierras que ellas habitan y trabajan, de ahí que el sometimiento sexual sea un aspecto más del vasallaje.
-Muros en fronteras internacionales, en barrios privados, muros que protegerían a los amurallados de la peligrosa otredad.
-Ejecución pública. Es una fantasía popular muy presente la que llama a ejecutar públicamente a delincuentes peligrosos, como los violadores, con la idea de que semejante ritual funcionaría como un castigo ejemplar que disuadiría a otros de seguir el mismo camino.
-Persecución de la diversidad. El reconocimiento de los derechos de quienes integran minorías étnicas y minorías sexuales en muchos lugares, teóricamente civilizados, sigue siendo una ardua pelea.
-Dominación de la naturaleza. El hombre enseñoreándose de la tierra y de las bestias que la habitan, como Dios manda en el Génesis; y destruyendo los recursos naturales en esa dominación.
-Paganismo. Oponiéndose sin combatirlo, al influjo cristiano en la vida cotidiana, el pensamiento mágico, como Era de Acuario, New Age, o franca superstición, permanece firme en nuestras sociedades.
-Función reproductiva de la mujer. La Iglesia, y las instituciones políticas o de la sociedad civil que levantan su mismo programa, siguen combatiendo cualquier forma de sexualidad que no sea heterosexual, monogámica, y con fines reproductivos. Asimismo, todo programa de legalización del aborto o esterilización voluntaria, se enfrenta a las voces que reclaman lo sagrado y obligatorio de la procreación, como función natural y social primaria de la mujer.
-Oscurantismo sobre la sexualidad. En la misma línea, la educación sexual tiene opositores firmes que prefieren sostener la ignorancia como forma de control social.

En el próximo post, este punteo remitido a las prácticas medievales concretas.

Etiquetas:

IT, NT y Medioevo

Este blog nace motivado por un trabajo práctico requerido por una materia de la facultad. La idea original era referirme a las nuevas tecnologías y a la forma en que operan sobre nuestra subjetividad, pero un conjunto de noticias recientes y la reflexión sobre ellas, que me llevó a la conclusión de que poco tenían estos nuevos hechos de novedosos o inauditos, me empujó a este rodeo por el tema medieval. Aspiro a tener los elementos para preguntarme, y responderme, hasta qué punto somos o dejamos de ser lo que llevó mil años fabricar en nosotros y cómo se relaciona esta remanencia social con nuevos medios que habilitan nuevas posibilidades.
Gracias, Andrés Miani, por preguntar.

viernes, noviembre 17, 2006

Nos sobran cerca de mil años

Algunos datos de la realidad argentina más reciente despertaron en muchos la impresión de que hemos vuelto a la Edad Media. Mi desacuerdo parte de que no me parece que estos datos (prácticas feudales, mediación real, etc.) sean tan novedosos ni veo que se limiten al terreno local. Veamos una pequeña lista:

Intervención papal y/o real en asuntos políticos de otros países.
Desautorización papal de la ciencia.
Derecho de pernada vigente en regiones del mundo que no se supone que fueran feudales.
Muros protegiendo ciudades, barrios, fronteras nacionales.
Firme creencia en el linchamiento o en el castigo ejemplar.
Persecución de la diversidad.
Dominación de la naturaleza.
Insistencia en la prioridad de la función reproductiva en la mujer.
Oscurantismo sobre la sexualidad.

Todo lo enunciado convive y ha convivido en alguna etapa de los últimos 700 años con convulsiones políticas, inventos revolucionarios, grandes descubrimientos científicos, feminismo y movimientos de reivindicación de los derechos de las minorías, nuevas tecnologías, liberación sexual, y otra larga serie de cambios que deberían haber sido superadores de esta pesada herencia.
En el próximo post desarrollaré estos puntos. Hasta aquí, la idea básica es que, más allá de los mencionados pequeños alardes de progreso y modernidad, cuando nos amontonan a todos, todos juntos, los seres humanos de cualquier década y región, seguimos siendo medievales.

Etiquetas: